HOY ES

HOY ES: <-<-<-<-<-<-<-Piensa en verde para que la tierra siga siendo azul. Gracias por visitar mi blog. Comenta o critica lo que quieras, un comentario o crítica, puede ayudar a mejorarlo.
El Tiempo en Sevilla
<-<-<-<-<-<- Momento musical: "SEVILLA" de Albeniz <.<.<.<.<.<.< RELOJ MUNDIAL <-<-<-<-<-<-<-<-<-250913 INFORMACIÓN METEOROLÓGICA

viernes, 22 de marzo de 2013

EL FERROCARRIL Y LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL (I)

La Revolución Industrial iniciada en Inglaterra a mediados del siglo XVIII, dio paso a un enriquecimiento general que fue transformando la vida y maneras de trabajar, en principio en Europa, y posterior y paulatinamente en distintos países del mundo. Destacando de forma más visible el continente americano. Una buena prueba de la transformación y enriquecimiento lo podemos ver en la producción de hierro. En 1780 la producción de hierro fue de 60.000 toneladas; en 1800 de 300.000 TN. y en 1830 fue de 700.000 toneladas. Las máquinas cambiaron las formas de producción. La proliferación de fábricas contribuyó notablemente al desarrollo, creándose distintas industrias apoyadas por la maquinaria que contribuía notablemente al enriquecimiento de las naciones.


Sin duda la gran empresa del siglo XIX fue la construcción de los ferrocarriles. La importancia que tuvo el ferrocarril en el desarrollo y progreso durante este siglo fue vital. Los tendidos de vías férreas se extendieron por todas partes. Las primeras construcciones ferroviarias se planificaron para el traslado del mineral. Siendo la minería la industria más beneficiada en su desarrollo, al utilizar el ferrocarril como el medio de transporte más útil y rápido para la distribución del mineral. Trasladándolo en muchos casos a puertos marítimos, donde también mediante la máquina de vapor, era transportado vía marítima a aquellos puntos del globo donde eran demandados. 

Desde que la Revolución Industrial se puso en marcha, fueron muchas las industrias que multiplicaron su producción, beneficiándose de las distintas maquinarias que fueron incorporando para mejorar su producción. La tecnología se introdujo en la industria textil, agrícola, minera, la imprenta, etc., creándose fábricas en las que las ruedas, poleas, raíles y otros elementos tecnológicos funcionaban a pleno rendimiento. La transformación fue notable. Pero si hubo algo que revolucionara definitivamente todos los aspectos de la industria y la población, esto fue el Ferrocarril.


El ferrocarril contribuyó en todos los sentidos al progreso general. Algo que en la actualidad sigue en pleno auge, con avances notables tanto en rapidez como en seguridad. Como medio de transporte ha cobrado una importancia digna del mejor elogio, ya que en general, son muchos los países que están implantando la Alta Velocidad como medio de transporte de viajeros. Incluso se podría decir que está sobrepasando al transporte aéreo. En el ferrocarril se pueden diferenciar tres etapas o épocas, a saber, la del vapor, la del diésel y la eléctrica. Sin duda la que más se identifica con el tren es la del vapor. Casi se puede decir que todavía sigue funcionando en nuestros días. Cuando hablamos del tren lo primero que nos imaginamos es una locomotora de vapor, por muy difícil que resulte ver hoy una en funcionamiento. En EE.UU. se sigue utilizando este tipo de locomotoras, tanto en expresos como en mercancías. Si bien, dichas locomotoras son alimentadas con diésel en lugar del clásico carbón mineral. Cuando buscamos información ferroviaria de distintos lugares del planeta en Internet, siempre nos encontramos con el ferrocarril de vapor. Obviamente porque fue el primero, pero en todos los casos porque es el que marca el origen de una transformación en todos aquellos lugares donde se puso en marcha.



Las primeras vías férreas se construyeron principalmente para el transporte del mineral hacia los puntos de distribución. En estas dos últimas fotografías podemos ver el muelle (desaparecido en los años cincuenta) de descarga de mineral en el Río Guadalquivir, junto a San Juan de Aznalfarache muy próximo a la ciudad de Sevilla. Este muelle era la terminal del Ferrocarril de Minas de Cala-San Juan de Aznalfarache. Este trazado superaba los 90 kilómetros que separaban las minas del muelle en el Río Guadalquivir.

En los comienzos de ferrocarril, la mayor parte de las explotaciones mineras construyeron vías férreas de distintos anchos. En muchos casos fueron altamente rentables y en otros no tanto. Pero lo cierto es que la mayor parte de ellas tuvieron una vida muy limitada, encontrándose en la actualidad la mayoría abandonadas, e incluso desmanteladas. Otras aún siguen en funcionamiento. Estos ferrocarriles mineros, también fueron utilizados en muchos casos para el transporte de viajeros. Alternando ambos sistemas indistintamente, contribuyeron al desarrollo de ciudades y lugares, consignando en ellos un progreso que difícilmente hubieran podido conseguir sin este medio. Hoy, todos estos ferrocarriles abandonados constituyen un Patrimonio en aquellos lugares donde se encuentran y son símbolos del desarrollo que un día tuvieron. Por fortuna en algunos lugares, Asociaciones e Instituciones se interesan por su conservación. Consiguiendo en algunos casos éxito en su empeño. Pero en muchos otros, el abandono por parte de las autoridades es total y la despreocupación de las mismas pone de manifiesto un desinterés total por la historia y cultura. Lamentable situación que no parece tenga solución en la mayoría de los casos, dando lugar al saqueo y deterioro de una auténtica arqueología ferroviaria, que bien merecería ser recogida en museos y otros centros para su restauración y exposición pública. 

Jocama, 22/03/13
Fotos tomadas de Internet





No hay comentarios:

Publicar un comentario